miércoles, mayo 16, 2007

RESONANCIAS

Indígenas colombianos
dicen que papa Benedicto XVI
quiere negar la historia
http://www.univision.com/contentroot/wirefeeds/world/7060787.html


"Rescatar las tradiciones no es retroceder, sino recobrar la identidad propia"
Estudio de Ziráhuato, Oriente de Michoacán.
Armando Soto Huerta y Abel Martínez

martes, mayo 15, 2007

Una excomunión es no estar FORMALMENTE en comunión con el Magisterio de la Iglesia.

INFORMALMENTE la mayoría de los bautizados está en excomunión, es decir, voluntariamente no en comunión con Cristo través de la Iglesia Católica y en la Eucaristía: unos porque están en pecado leve pero no les interesa comulgar, otros en pecado grave y tampoco les interesa comulgar, otros ni se enteran de la comunión eucarística y eclesial, son los bautizados del montón que es la mayoría. Esto, es lo que no han querido ver los obispos afirmando que América latina es un continente de católicos.

Antiguamente la excomunión formal era utilizada por el Magisterio como una pena capital, actualmente es utilizada por los bautizados como una manifestación de su derecho a decidir.

En México la despenalización del aborto esta formalizando la situación de no-comunión, ahora si explícitamente por oponerse al Magisterio de la Iglesia porque los bautizados están buscando la independencia suficiente en la que puedan madurar como personas en opciones libres. Lo realizan ante un Magisterio anquilosado que no ha podido adaptar las estructuras eclesiales a los lineamientos del Concilio Vaticano II.

No pueden adaptarlas porque no quieren. ¿No es esto mismo lo que se espera de la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano en Aparecida?

Falta en los obispos voluntad de cambiar las estructuras eclesiales, es fácil decirle al otro que cambie las estructuras pero que difícil es cambiar las propias. La estructura sacramental que la Iglesia utiliza actualmente, se estructuró a partir del Concilio de Trento y que no se quiso reestructurar según los lineamientos del Concilio Vaticano II. Los cambios que se realizaron, fueron grandes ciertamente pero al mismo tiempo mínimos pues quedó mucho por realizar, cito tres ejemplos que considero torales:

1. instituir el catecumenado de tal forma que se pueda dejar de bautizar niños cuando no haya suficiente garantía de educación en la fe por parte de los papás y los padrinos, con lo cual se conseguiría adquirir la mentalidad de realizar un proceso de fe.

2. aceptar los matrimonios civiles como parte del proceso de acceso al sacramento del matrimonio con lo cual se adquiriría madurez necesaria y dejar de pisotear el sacramento que se realiza ordinariamente por motivos sociales.

3. entender que las misas de difunto no resuelven la situación de la persona en el último momento, hago la aclaración que no quiere decir que no se ore por ellos como de hecho se hace en todas las misas, las misas de difunto son un anacronismo que mantienen la idea de que todo se resuelve al final.

Estas tres estructuras sacramentales son necesarias para que la Iglesia realmente esté en armonía con el Concilio Vaticano II, respete a las personas y a las culturas en la exposición de las verdades de fe, dándoles tiempo para realizar opciones libres de fe, adquirir la mentalidad de proceso en la madurez del seguimiento de Cristo y entender que la vida cristiana es para el hoy que se vive en el día a día.